Es bien sabido que en los últimos años nos es más difícil volver a nuestro trabajo después de haber disfrutado de nuestras vacaciones de verano (se conoce que nos acostumbramos muy rápido a lo bueno). En este post verás 5 trucos para que tu vuelta al trabajo sea mucho más natural y no entres en depresión y estrés. QUE HAY QUIEN A LAS 2 HORAS DE EMPEZAR DESPUES DE VACACIONES YA NO SE ACUERDA DE ELLAS!!!

Quizá este consejo te llegue algo tarde si ya has terminado tus vacaciones, pero puedes llevarlo a cabo en los fines de semana o tranquil@ puedes pasar al siguiente, tenemos 4 más que te irán muy bien.

Prepara tu cuerpo para el cambio de rutina

Lo que más pesa y cuesta es «volver a madrugar» y estar 8 o más horas en tu puesto de trabajo. Por lo tanto el primer consejo que te damos es que unos días antes de incorporarte de nuevo a tu oficio, empieces a acostarte pronto y levantarte temprano, no tiene por que ser a la misma hora que te levantarás cuando empieces (aunque sería ideal) pero mientras más parecida sea mejor.

Te sorprenderá lo bien que te adaptas a la rutina de nuevo si madrugas un poco unos 4 o 5 días antes. Además notarás como tus últimos días de vacaciones los aprovechas mucho más, ya que disfrutarás de más horas de Sol y tendrás tiempo para realizar muchas cosas durante el día.

Adelántate al cambio y prepara tu mente

Cuando vamos a coger vacaciones (sobretodo las de verano), solemos hacerlo dejando la oficina o puesto de trabajo como si hubiera habido un éxodo por holocausto Zombie o bomba nuclear (que yo me he dejado  todo el verano en la mesa hasta el almuerzo del último día que no llegue a comerme por querer terminar rápido), ya que tenemos muchas ganas de irnos a descansar y desconectar. Y esa es la clave, la desconexión con la rutina y el trabajo y tareas diarias.

El consejo es que una semana antes empieces a repasar mentalmente (o en agenda u ordenador si te es posible) las primeras tareas que deberás abordar cuando empieces. Seguro te dejaste un cliente por llamar, un excel por terminar o unas fotocopias por realizar. O simplemente tu trabajo es monótono y realizas el mismo cada día que trabajes. El repasarlo mentalmente durante unos 2 o 3 días antes preparará tu mente de una manera activa, y cuando comiences a hacer estas tareas tendrás la sensación de que «querías empezar a trabajar».

Si llevas a cabo este truco ya me contarás en los comentarios de abajo el efecto que has tenido, doy fe de que funciona.

Empieza con energía y moviendo tu cuerpo

No hay peor sensación que empezar a madrugar y trabajar 5 o 6 días a la semana sintiéndote una croqueta por los atracones que te has pegado en verano (di que sí, que las vacaciones están para darlo todo), pues este consejo es justo para evitar esa sensación.

Buscate una actividad nueva que te haga moverte y quemar endocrinas, véase apuntarte al gym, natación, prueba unas clases de baile, elige una actividad física como el running o crossfit. La sensación de que la misma semana que empiezas a trabajar también comienzas una actividad nueva y que te será buena para la salud además de aumentar tus relaciones sociales…no tiene precio.

Las clases de baile están en alza y mucha gente las practica semanalmente, las hay de muchos tipos y para todas las edades, si nunca has probado te recomendamos este año lo hagas. Además en esta época muchas escuelas y lugares donde se realizan clases ofrecen clases de prueba gratuitas para que puedas decidir cual te gusta más. QUE A TODO EL MUNDO LE GUSTA MOVER EL ESQUELETO AL RITMO DE LA MÚSICA!

Empieza viendo a tu gente

Los tuyos, tus familiares, amigos, compañeros de trabajo con los que te llevas bien, tus nuevos compañeros de gym o clases. Toda esta gente estará dispuesta a que le hagas una visita o quedes con ellos para tomarte algo.

Es una oportunidad única para contaros como han ido las vacaciones, enseñarles esas fotos de «pies en la playa» o explicarles lo rica que estaba la comida de aquel restaurante de la costa. Y porque no contaros las pocas ganas que tenéis de volver a la rutina y las nuevas actividades que pensáis realizar. Tenéis ahí varias horas de conversación y risas con las personas que más aprecias.

Programa unas salidas o fiestas con amigos

Te puedo asegurar que tus primeras semanas serán mucho más llevaderas si sabes que en una semana te vas de parranda con colegas, además es ideal escoger estas fechas para realizar actividades de ocio, ya que terminan las temporadas altas, todavía hace buen tiempo y seguramente tienes también actividades gratuitas en tu ciudad.

Irse de finde, celebrar un cumpleaños, hacer una cena temática, iros al Karaoke…deja volar a imaginación o visita webs de ocio. Tus amigos te agradecerán la propuesta y por desconectar un por de sus trabajos se apuntarán.

Coge la agenda y mira que findes tienes libres (o aprovecha los puentes y las fiestas locales que en Septiembre y octubre empiezan a haber algunas cada mes) y elige con quien harás el qué. Verás que cortas se te hacen las semanas y que bien lo pasarás con los tuyos.

 

Y ya está!!! he vuelto a mi día a día

Si realzas estos trucos o alguno de ellos, verás que pronto te adaptas a tu rutina de nuevo y que pronto vienen las navidades (con más fiestas). Si tienes intención de realizar alguno de estos trucos o lo has hecho y te ha funcionado, te invito a que comentes y compartas este post.