Con el cambio de estación cambian además muchas cosas, desde la temperatura hasta nuestra manera de vestirnos. Podemos decir que nos encontramos ante el cambio más brusco de todo el año: “pasar del Invierno a la Primavera«…Desde ya hace mucho tiempo (por no decir desde que el mundo es mundo), se dice esta peculiar frase de «La primavera la sangre altera». Hoy queremos traerte la verdad de este dicho popular, así como su correspondiente explicación (algo de culturilla siempre viene bien).

Según nos explica Cristina Green (psicóloga del Hospital Quirón de Málaga), la primavera favorece la secreción de las feromonas, la oxitocina, la dopamina y la noradrenalina. Todas estas sustancias son las responsables de la atracción sexual y de que tengamos los ánimos bien subidos. Veamos ahora algunos de los puntos responsables de que esta estación sea la más óptima para que estas sustancias se alboroten tanto.

UN POCO DE  CIENCIA

Arriba ya hemos empezado diciendo dos de los causantes de que en en primavera estemos todos alterados y pensemos tanto en divertirnos, salir por ahí y tengamos la bilirrubina por las nubes. Vamos a ir diciendo algunos de los motivos y su consecuencia:

  • El cambio de temperatura brusco: con la primavera llega el buen tiempo, hace más calorcito, y es muy notable porque venimos del frío invierno. Esto provoca que nuestro organismo no tenga que preocuparse para mantener tanto el calor corporal y podemos desprendernos de prendas gruesas, bufandas, guantes y hasta ese pesado nórdico que nos entierra hasta las orejas a primeros de año.
  • El aumento de horas de luz: desde que se cambia la hora en invierno empieza la cuenta atrás para la oscuridad, ya que conforme van pasando las semanas (desde principios de enero) se va aumentando el tiempo de horas solares que tenemos en nuestros cielos, provocando así la sensación de días más largos y noches más cortas.

el Rincón de los curiosos: el ser humano es un animal diurno (aunque a algunos les vaya mucho la juerga y solo piensen en salir de noche). Esto quiere decir que internamente unas sustancias se activan solamente para guiarnos y que sintamos si es hora de levantarse o es hora de descansar. Digamos que para que nos activemos nuestro cuerpo segrega unas sustancias y para que nos pongamos en “off” segrega otras. Como por ejemplo la melatonina (sustancia segregada por la glándula pineal que controla el reloj interno, tanto los ciclos de vigilia como los de sueño), digamos que con la llegada de la primavera al haber más horas de luz el cuerpo activa más “melatonina” y el resultado es que “estamos más activos, más despiertos, más enérgicos”. Mira tu que cosas…

 

  • La melatonina tiene mucha culpa: además de controlar el reloj interno, la melatonina controla la segregación de otras sustancias que influyen mucho en nosotros. Por ejemplo la oxitocina (también llamada la hormona del amor), que tiene gran culpa en las relaciones sociales y en la atracción física. La dopamina, la hormona de la satisfacción y de la recompensa. Y la noradrenalina, hormona característica por tener la capacidad de aliviar el dichoso estrés. Todo este batiburrillo lo controla la melatonina, y cuando llega la primavera la melatonina se suelta la melena.
  • La naturaleza quiere que nos queramos: hablemos ahora de factores medioambientales culpables de que sintamos más atracción sexual o que seamos más risueños y coquetos. El calor – nada más que decir, a más calorcito más ganas de cachondeito, y además viene el vestir más ligeros y ligeras, que también aporta mucho a la atracción sexual y la seducción. La presión admosférica – esto aunque parezca mentira hace que nuestros cuerpos estén inquietos y revoltosos. Floración y polinización – si todos los animalillos/plantas/florecillas están revolucionad@s y buscando su «rollito de primavera», tu cuerpo eso lo nota, le gusta y se acoge al conocido…»allá donde fueres haz lo que vieres».

 

DEJATE LLEVAR POR EL ESPIRITU PRIMAVERAL

Como puedes ver hay muchos factores que encajan para esta primavera te diviertas, salgas con los amigos, te enamores, bailes como un descosido y regales piropos hasta a los paneles publicitarios.

¡Pero cuidado! también puede que a tu cuerpo le pille tan desprevenido que te dé la llamada «astenia primaveral«, que viene a ser como una depresión post invernal en la que te puede dar tristeza cansancio y melancolía, además de malestar de cuerpo por alergia al polen (menudo coctel, esperamos que no te pase a ti).

Así que si como «yo» tienes ganas de reír, cantar, jugar, bailar y salir por ahí con los amig@s… Hazlo sin más y por tarde que llegues a caso o cansado que te levantes por trasnochar, podrás decir que… LA CULPA ES DE LA PRIMAVERA. ;P