Cada vez que escuchamos “despedida de soltero” o “despedidas de soltera” nos es inevitable pensar en las morbosas streapers y en los musculosos boys con poca ropa y mucha picardía. Parte de la culpa de que pensemos así lo tiene la gran cantidad de escenas del cine de los 70 y 80: escenas eróticas, juergas universitarias, fiestas locas de novios y novias teniendo deslices (es decir, la década del destape).

Hay que decir que durante muchos años hemos ido detrás de este tipo de diversión desenfrenada, sin pensar en las consecuencias, y hasta hace poco a la hora de casarse era muy peligro hablar de “hacer despedida” porque se veía venir de lejos a que nos referíamos. No bastaba con que dijéramos que solo íbamos a bailar, tomar unas copas y pasarlo bien con los amigos… porque  inevitablemente alguien esbozaba una sonrisilla traviesa o se le escapaba la risa floja.

Hoy en día este pensamiento está cambiando a la vez de la manera de celebrar estos eventos.

¿CÓMO SE DESPIDE LA GENTE HOY EN DÍA DE SU SOLTERÍA?

Atrás quedaron esos streaptease picantones, esas modelos de infarto, y esos novios y novias sonrojados por lo que “se suponía” les iban a hacer pasar. Nada de eso es lo común en estos tiempos, ahora lo que se lleva es hacer algo en grupo, alguna actividad graciosa y simpática. Os vamos a poner unos ejemplos que desde hace un par de años “lo está petando” en las despedidas de soltero y soltera:

  1. Las clases de Baile con los amigos:

¿A quién no le gustaría ver a sus amigos de “dos pies izquierdos” intentar moverse al ritmo de la música como un bailarín? En esta opción las risas, bromas, los videos graciosos y las anécdotas están aseguradas. Cada vez es más común escuchar a un grupo de chicas o chicos decir que van a hacer una clase de baile para la despedida. Las disciplinas más comunes son (salsa, bachata, zumba, beat fit, comercial dance, DanceHall y cabaret). O simplemente no se centran en una disciplina, sino eligen una canción de moda y contratan a un profesor de baile para que les haga una coreografía. Vamos que prefieren estar pegándose unos bailes para su fiesta que viendo el culo a un boy cuadrado o mujer bien dotada.

  1. Un animador que haga moverse y reír a la gente:

Aquí tenemos una opción 100% segura, con lo que respecta a pasarlo en grande en tu fiesta, que sale siempre bien y la gente queda muy contenta. Contratar a un showman que haga juegos en tu fiesta, le gaste bromas al novio o la novia, se disfrace para hacerse pasar por un camarero falso, saque los colores a los invitados y encima regale chucherías y premios.

El buen animador sabrá lo que hacer para que en tu fiesta se ría y lo pase genial hasta el más pintado.

  1. Preparar una flashmov de amigos para sorprender el día de la boda:

Una cosa son los clásicos bailes nupciales, pero otra muy distinta es arrancarse con una actuación grupal el día te tu boda. Imagínate: empieza la música, algún invitado por sorpresa se pone a bailar, escalonadamente se van añadiendo más y más invitados al ritmo de una canción actual o con un significado especial para la pareja que se casa, y acaban todos ejecutando una coreografía digna de cualquier programa de televisión… ¡¡¡Diós que bueno sería!!!

Pues esta es la tercera opción más común en los últimos años, y para ello dejan hueco el día de “la despedida” para junto a un bailarín o profesor, poder crear la gran sorpresa. A la vez que se echan unas buenas risas mientras se aprenden la coreografía y se coordinan todos.

EL MOVERSE ES DIVERTIDO Y ESTÁ DE MODA

Además de estas tres opciones hay otras tantas muy buenas también, pero lo que queda claro es que cada vez más los bailes sociales están tomando protagonismo en celebraciones de todo tipo, sobre todo en las que se prevé que la gente quiere divertirse con los conocidos. También hay que decir que siempre que hablamos de clase de baile para despedidas, es demandado tener como profesor o profesora a alguien de buen ver y mejor si es del sexo opuesto (las chicas suelen pedir para las clases de zumba particulares a un chico como profesor y viceversa, que nadie está hablando que no nos guste “alegrarnos la vista”)

Mala noticia para los fanáticos de la dietas y que se dejan la piel en el gym para ponerse como modelos de revista, lamentablemente empiezan a escasear las celebraciones en las que se les requiere. Tendrán que quitarse menos ropa y aprender a bailar mejor.

A no ser que además quitarse la ropa, sepan bailar bien.